Murió Joe Turkel, el bartender de El resplandor y el creador de los replicantes en Blade Runner

Joe Turkel, quien interpretó al inquietante bartender en El resplandor, de Stanley Kubrick, y que era el creador de los replicantes en Blade Runner, de Ridley Scott, ha muerto. Tenía 94 años.Rhett Bartlett, en The Hollywood Reporter, dio la noticia. Y escribió una suerte de necrológica estupenda, en la que se cuentan anécdotas de esas…

murio-joe-turkel,-el-bartender-de-el-resplandor-y-el-creador-de-los-replicantes-en-blade-runner

Joe Turkel, quien interpretó al inquietante bartender en El resplandor, de Stanley Kubrick, y que era el creador de los replicantes en Blade Runner, de Ridley Scott, ha muerto. Tenía 94 años.

Rhett Bartlett, en The Hollywood Reporter, dio la noticia. Y escribió una suerte de necrológica estupenda, en la que se cuentan anécdotas de esas dos películas.

Turkel murió el lunes en el Centro de Salud Providence St. John’s en Santa Mónica, anunció su familia. Turkel también apareció en otras dos películas de Kubrick: como pistolero en el tiroteo culminante en Casta de malditos (The Killing, 1956) y como soldado enviado al pelotón de fusilamiento en La patrulla infernal (Paths of Glory, 1957). Solo Philip Stone ha aparecido en hasta tres películas de Kubrick.


Joe Turkel, como Tyrell, en “Blade Runner” (1982). Fotos Archivo Clarín

Kubrick vio por primera vez a Turkel trabajando en la película B Man Crazy (1953). Como recordó el actor en el podcast de Kubrick Universe, el cineasta le dijo “la imagen era terrible, pero me gustabas vos y lo que hacías, así que dije que tendría que contratar a ese tipo en algún momento”.

Después de su papel menor en Casta de malditos, el meticuloso Kubrick eligió a Turkel, entonces de 30 años, como uno de los tres soldados utilizados como chivos expiatorios de un ataque fallido de la Primera Guerra Mundial en el clásico La patrulla infernal, protagonizado por Kirk Douglas.

Su rol en “El resplandor”

A mitad de El resplandor (1980), el aspirante a escritor y alcohólico en recuperación Jack Torrance (Jack Nicholson) entra en el Gold Room vacío de The Overlook Hotel y se dirige al bar, donde en un estado de locura suplica por un vaso de cerveza.


Imagen del detrás de escena de “El resplandor”, de Stanley Kubrick (1980).

De repente, el camarero del salón, Lloyd (Turkel), aparece y le sirve un whisky, aunque Torrance no tiene dinero. “Me gustas, Lloyd, siempre me gustaste”, dice Torrance. “Siempre fuiste el mejor de ellos. El mejor maldito cantinero de Tombuctoo a Portland, Maine, Portland, Oregon, para el caso”.

Cuando Torrance regresa a la sala, Lloyd todavía está detrás de la barra, pero ahora está repleta de invitados a la fiesta de la década de 1920. Turkel habla un total de 96 palabras en sus dos escenas. En 2014, señaló que los ensayos duraron seis semanas mientras “Stanley buscaba la toma perfecta” y estuvo en el set un día desde las 9 de la mañana hasta las 22.30. “Llegué a mi camarín, me quité la camisa, me quité la camiseta y escurrí (el sudor)”.

El camarín de Turkel estaba al lado del de Nicholson, y en el libro Quintessential Jack, de Scott Edwards, publicado en 2018, recordó cómo vio un libro abierto sobre los efectos de la congelación sobre el pecho de Nicholson antes de la filmación de la secuencia final de nieve de El resplandor.


Joe Turkel, uno de los soldados de “La patrulla infernal”, de Kubrick (1957).

“Para la última escena, mi personaje se congela y quiero saber cómo sucede. Quiero conseguirlo… sentirlo… mostrarlo… tal como es”, le dijo Nicholson.

Gracias a El resplandor, Scott lo eligió como el Dr. Eldon Tyrell en Blade Runner (1982). “Joe tenía este tipo de maquillaje de cera o calidad de su piel”, dice el director en el comentario del DVD de la película, “y Joe estaba tan bien afeitado que era casi como marfil pulido”.

Tyrell, que vive en una pirámide gigante, dirige una corporación que crea replicantes con una vida útil de cuatro años: “más humanos que humanos”, dice el eslogan de su empresa.


Joe Turkel en otra escena de la película de Stanley Kubrick, “La patrulla infernal”.

Al final de la película, mientras está envuelto en una gruesa túnica blanca y con grandes anteojos, Tyrell recibe la visita de su replicante más preciado y avanzado, Roy Batty (Rutger Hauer), quien exige una extensión de su vida que pronto expirará. Tyrell le dice que “la luz que arde el doble de brillante dura la mitad de tiempo, y tú has ardido muy, muy brillantemente, Roy”.

En uno de los momentos más asombrosos de la película, Batty, al darse cuenta de que su creador no puede cumplir su deseo, besa a Tyrell en los labios antes de aplastarle la cabeza y los ojos con sus propias manos.

Para el efecto sangriento, se colocaron tubos detrás de las orejas de Turkel, y cuando Hauer (en su primer día en el set) comenzó a apretar su cara, el maquillador Marvin G. Westmore bombeó sangre falsa a través de los tubos. El equipo había creado una prótesis de cabeza ficticia de Turkel, pero nunca se usó en la pantalla. Encontraría un hogar en la oficina del maestro de efectos visuales Douglas Trumbull.


¿Por qué tan serios? Kubrick, Nicholson y parte del equipo técnico mientras rodaban “El resplandor”.

Nacido el 15 de julio de 1927, Turkel comenzó su carrera cinematográfica a fines de la década de 1940, apareciendo en películas de cine negro que incluyen City Across the River (1949), The Glass Wall (1953), Duffy of San Quentin (1954), The Human Jungle (1954) y La calle desnuda (1955).

En televisión, se le pudo ver en Boston Blackie, Public Defender, El llanero solitario, Bonanza, Los Intocables y Miami Vice.

Justo antes de su muerte, Turkel completó un libro de memorias titulado The Misery of Success, que la familia planea publicar este año.

En el libro Science Fiction Film Directors de Dennis Fischer de 2000, Turkel recordó haberle preguntado a Kubrick por qué pidió una toma número 17 de un actor simplemente caminando por un pasillo. “He trabajado cuatro años preparando esta película, la quiero jodidamente perfecta”, fue su respuesta.

POS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA