Los Pumas llevaron su color a Jujuy: food trucks, reguetón y ambiente futbolero en la Tacita de Plata

Si no fuera por las gaitas, más de uno preguntaría si juega “el Lobo jujeño”. En la Tacita de Plata, se respira fútbol. La revolución de los Pumas en la ciudad de Jujuy es silenciosa. A la previa del Test Match entre la selecciones de Rugby de Argentina y Escocia le faltó choripán. Las primeras…

los-pumas-llevaron-su-color-a-jujuy:-food-trucks,-regueton-y-ambiente-futbolero-en-la-tacita-de-plata

Si no fuera por las gaitas, más de uno preguntaría si juega “el Lobo jujeño”. En la Tacita de Plata, se respira fútbol. La revolución de los Pumas en la ciudad de Jujuy es silenciosa. A la previa del Test Match entre la selecciones de Rugby de Argentina y Escocia le faltó choripán. Las primeras camisetas se empezaron a ver lejos del estadio, entre confiterías, bares y algunos restaurantes, aparecieron los primeros uniformes Puma.

La delegación de Escocia contrató un conjunto de gaiteros, que vistió de manera tradicional y fue el sonido más apacible a los pies de los cerros. Detrás de una de las tribunas, se colaba autotune de un continuado de reguetón que propuso el fan fest. Ahí estuvo la novedad para el público jujeño: la modalidad de feria en la previa de los partidos del Mundial, de los Pumas y de la extinta Superliga de fútbol de la Argentina estuvo presente fuera del estadio.

Igual que una feria, pero sin puestos al paso y con food trucks y gigantografías de Los Pumas y sus sponsors con toneladas de merchandising, fue la parada obligada para la familia que llegó cancha. Las entradas, de 1.500 en adelante, se siguieron vendiendo hasta algunas horas antes del encuentro.


El color del fan fest de Los Pumas en la previa del duelo ante Escocia. Foto: Marcelo Carroll.

La última vez de Los Pumas en Jujuy había sido exactamente cinco años atrás, en aquella ocasión el rival había sido Georgia. “Les vamos a ganar a los escoceses”, pronosticó un chico, con el gorrito del Lobo y la camiseta de entrenamiento de la Argentina. Hay gorro, bandera, vincha… y camisetas, bufandas: todo en cantidad, sobre una manta en el suelo, y a precios populares.

Nada cuesta más que 1.500 pesos. ¿Se hace la diferencia con el Rugby? “Sí. Es como un partido de los que vienen a jugar los grandes por Copa Argentina”, contesta Llampa, molesto porque lo corrieron de la rotonda dónde se instala cuando juega Gimnasia.


Las llamas, símbolo de una provincia que se revolucionó con la llegada de Los Pumas. Foto: Marcelo Carroll.

Los operativos corrieron por cuenta de la Policía de Jujuy y no tienen nada que envidiarle a cualquiera que se monte para un partido de fútbol: tuvieron la misma incongruencia de vallados que obligan a cualquiera a dar una vuelta manzana para ingresar por el acceso que estaba… detrás de la valla imposible de mover.

La llegada de los Pumas tuvo un recibimiento apenas caluroso: la gente estaba detrás de otras vallas, por dónde no pasó el micro que condujo al plantel.

Sin cantitos previos ni muchas banderas, el público en la Tacita de Plata, esperó el encuentro con absoluta paciencia. Hasta que las gaitas quedaron fuera de plano: los parlantes del estadio las silenciaron con una buena dosis de reguetón.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA