En España ponen primera y Real Madrid defiende el título ante el acecho de un Barcelona reforzado

Solo los más optimistas simpatizantes de los otros 18 equipos participantes se ilusionan con que la 92ª edición de la Liga de España, que comenzará este viernes con el duelo entre Osasuna y Sevilla en Pamplona (transmitirá ESPN desde las 15.50), no será un mano a mano entre Real Madrid y Barcelona. Uno, con la…

en-espana-ponen-primera-y-real-madrid-defiende-el-titulo-ante-el-acecho-de-un-barcelona-reforzado

Solo los más optimistas simpatizantes de los otros 18 equipos participantes se ilusionan con que la 92ª edición de la Liga de España, que comenzará este viernes con el duelo entre Osasuna y Sevilla en Pamplona (transmitirá ESPN desde las 15.50), no será un mano a mano entre Real Madrid y Barcelona. Uno, con la base del equipo que le permitió barrer en la campaña pasada; otro, reforzado hasta los dientes, aunque con una ingeniería financiera complicadísima. Todo indica que el resto mirará desde afuera con la ñata contra el vidrio.

¿Por qué cambiar una fórmula exitosa? Carlo Ancelotti no encontró demasiados motivos para hacer grandes cambios en un plantel que desde que el italiano regresó al club en junio del año pasado, ganó cuatro de los cinco torneos que disputó: a la Champions League, la Liga y la Supercopa de España añadió el miércoles la Supercopa de Europa, que obtuvo con su victoria 2 a 0 sobre Eintracht Frankfurt en Helsinki. En este período, solo se le escapó la Copa del Rey, en la que cayó en los cuartos de final ante el Athletic Club de Bilbao.

Karim Benzema (candidatazo a quedarse con el Balón de Oro que se entregará el 17 de octubre en París), Luka Modric, Toni Kroos, Thibaut Courtois y los jóvenes Vinícius Júnior, Federico Valverde, Éder Militão y Rodrygo conforman una estructura que ya dio muestras sobradas de sus quilates. El sueño del Madrid era añadir a esa constelación a Kylian Mbappé, pero el francés, después de coquetear durante meses con una mudanza a España, optó por quedarse en París Saint-Germain.

Frustrada la contratación de Mbappé, el Merengue abrió la billetera y concretó la compra más onerosa en este mercado de pases español que estará abierto hasta fin de mes: abonó a Mónaco 80 millones de euros (el acuerdo prevé el pago de otros 20 millones en concepto de variables) por el mediocampista del seleccionado francés Aurelien Tchouameni. Además sumó a otro hombre de selección, el zaguero alemán Antonio Rüdiger, quien quedó libre tras cinco muy buenas temporadas en Chelsea. Como contrapartida, dejó partir a tres históricos que habían sido relegados por Ancelotti: el brasileño Marcelo, el galés Gareth Bale e Isco Alarcón.


Aurelien Tchouameni, el refuerzo más caro de este mercado de pases en España. (Foto: Emmi Korhonen / AFP)

En un certamen que disputará sus primeras 14 fechas antes del parate que impondrá el Mundial de Qatar (la última se jugará el miércoles 9 de noviembre), el conjunto madrileño, principal aspirante a un título que ya obtuvo 35 veces, debutará el domingo a las 17 como visitante frente a Almería, campeón de la pasada edición del torneo de segunda división, que cuenta con el exmediocampista de Vélez Lucas Robertone.

Para que el monarca no desfile como lo hizo la temporada pasada (ganó la Liga con 13 puntos de ventaja) será necesario que Xavi Hernández consiga dar forma al nuevo experimento multimillonario por el que apostó el Barcelona y que puso al club catalán frente a un desafío financiero que, a horas del estreno en el certamen, todavía no terminó de resolver.

El símbolo de esta nueva era es Robert Lewandowski, por quien fue necesario desembolsar 50 millones de euros para lograr su salida de Bayern Múnich, con el que el polaco marcó 344 goles y obtuvo 16 títulos. También llegaron el brasileño Raphinha, el francés Jules Koundé , el danés Andreas Christensen y el marfileño Franck Kessie. Estas inversiones (160 millones de euros) convirtieron al Barça en el segundo club del mundo que más gastó en este mercado de pases, solo superado por Chelsea (186,6 millones).


El francés Jules Koundé, una garantía para la defensa de Barcelona. (Foto: EFE / FC Barcelona)

“Es una nueva era de esplendor”, se jactó el presidente Joan Laporta, el mismo que el año pasado no pudo retener a Lionel Messi por “obstáculos económicos y estructurales”. Sin embargo, su club todavía no consiguió inscribir ni a sus cinco refuerzos ni a Ousmane Dembélé y Sergi Roberto, quienes firmaron nuevos contratos, debido a que antes debe acomodar sus números para adecuarse a la normativa presupuestaria de la Liga.

En esa sintonía, firmó un acuerdo de patrocinio por 465 millones de euros con Spotify, por el cual ahora el nombre del Camp Nou incluye el de la plataforma sueca; entregó el 25% de sus derechos de transmisión de los partidos de la Liga por los próximos 25 años al inversor global Sixth Street a cambio de 400 millones de euros; vendió el 24,5% de Barça Studios, su productora audiovisual, a la empresa Socios.com por 100 millones y está gestionando el traspaso de otro 24,5% al fondo estadounidense GDA Luma.

Como todo ello no es suficiente, está negociando reducciones salariales con dos de los capitanes del equipo, Sergio Busquets y Gerard Piqué, y todavía puede concretar ventas (Memphis Depay, Pierre Emerick Aubameyang y Frenkie de Jong son pretendidos por clubes poderosos de Europa). Con ese intríngulis aún irresuelto, el elenco catalán tiene previsto su estreno para el sábado a las 16 contra el Rayo Vallecano de Oscar Trejo y Esteban Saveljich.

El Aleti del Cholo Simeone parece lejos de la pelea

Para el Atlético de Madrid será complicado terciar entre los dos gigantes como lo hizo varias veces en la última década. El equipo de Diego Simeone sumó al lateral del seleccionado argentino Nahuel Molina (pagó por él 20 millones de euros a Udinese) y al mediocampista belga Axel Witsel (llegó desde Borussia Dortmund), y recuperó a Saúl Ñíguez y a Alvaro Morata, quienes regresaron tras sus préstamos en Chelsea y en Juventus. De todos modos, el Colchonero parece estar lejos de la pelea grande. Su primera prueba será el lunes a las 14.30 ante Getafe.


Tras una muy buena temporada en Udinese, Nahuel Molina se sumó a Atlético de Madrid. (Foto: Rodrigo Jimenez / EFE)

Tampoco será sencillo el desafío para el Sevilla de Gonzalo Montiel, Marcos Acuña, Lucas Ocampos, Alejandro Gómez y Erik Lamela. El conjunto andaluz, cuarto en la última Liga, perdió al francés Jules Koundé y al brasileño Diego Carlos, pilares de la defensa menos vencida del torneo pasado, aunque incorporó a Isco Alarcón (recibido por 15.000 hinchas en su presentación) y a los brasileños Marcão (Galatasaray) y Alex Telles (cedido por Manchester United).

Como de costumbre, esta edición de la Liga tendrá un penetrante perfume argentino: serán 29 los compatriotas que disputarán el torneo, la dotación de extranjeros más numerosa en el certamen (habrá 23 brasileños, 18 franceses y 13 uruguayos). Los que harán su primera experiencia en España serán el arquero Agustín Marchesín (Celta), el lateral Fabrizio Angileri (Getafe) y el delantero Valentín Castellanos (Girona).

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA