Avión venezolano-iraní: La DAIA pidió la indagatoria de cinco tripulantes retenidos en Argentina

La entidad de la colectividad judía sostuvo ante el juez Villena que participaron de una operación ilegal para financiar el Hezbollah del Líbano, acusado por los atentados a la embajada de Israel y la AMIA. La DAIA solicitó este jueves al juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena que cita a prestar declaración indagatoria como…

avion-venezolano-irani:-la-daia-pidio-la-indagatoria-de-cinco-tripulantes-retenidos-en-argentina

La entidad de la colectividad judía sostuvo ante el juez Villena que participaron de una operación ilegal para financiar el Hezbollah del Líbano, acusado por los atentados a la embajada de Israel y la AMIA.

La DAIA solicitó este jueves al juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena que cita a prestar declaración indagatoria como sospechosos a los tripulantes del avión venezolano-iraní de Emtrasur que todavía están en la Argentina: Gholamreza Ghasemi, Abdolbaset Mohammadi, Saeid Valizadeh, Victor Manuel Pérez y Mario Arraga Urdaneta.

En un escrito firmado por el presidente del brazo político de la comunidad judía Jorge Knoblovits, con el patrocinio letrado de la abogada, Marta Nercellas, se afirmó que las operaciones del Boeing 747 retenido en Ezeiza eran para recaudar dinero a fin de financiar eventuales tareas de espionaje o de ataques terroristas del Hezbollah del Líbano.

El Hezbollah está acusado de ser el autor material de los atentados a la embajada de Israel (1992) y la AMIA (!994).

En la presentación ante Villena, a quien la Cámara Federal de Mar del Plata le dio 10 días para resolver la situación procesal de 7 de los 19 iraníes y venezolano que componen la tribulación del polémico avión, se dijo que los imputados “procedieron a obtener dinero y/o bienes mediante la realización de una operación comercial lícita con la intención de ser utilizado o a sabiendas de que serán utilizados en todo o en parte para financiar a una organización terrorista”.

La operación a la que se refieren es el traslado de una carga desde Querétaro (México) a Buenos Aires (Argentina) en el mes de junio por un costo de US$ 600.000.

“Para llevar a cabo la finalidad de la operación, Mario Arraga Urdaneta y Víctor Manuel Perez Gómez, valiéndose de sus cargos jerárquicos dentro de la empresa aérea, habrían abierto cuentas bancarias en distintos países y/o conformado empresas vinculadas a la actividad aérea mientras que Gholamreza Ghasemi y Abdolbaset Mohammadi, en calidad de capitán de vuelo e ingeniero de refuerzo respectivamente y bajo la apariencia de ser instructores, serían los nexos con las Fuerzas Quds y Hezbollah”, agregó el escrito de la DAIA.

Luego se quejó por el plazo de 10 días que le dio la Cámara Federal a Villena y recordó que aún no se contestaron una serie de pedidos de cooperación enviados a Estados Unidos, Paraguay y Uruguay.

Señaló que en la causa se investiga si “ciudadanos de distintas nacionalidades bajo la apariencia de realizar una actividad lícita, están financiando operaciones de terrorismo (concretamente del Hezbollah) o bien son parte de un plan vinculado a la organización terrorista mencionada”, todas las medidas requeridas- por todas las partes del proceso- señalan ese objetivo”.

Advirtió que “si se lo autoriza a irse cuando aun quedan importantes medidas pendientes por realizar, para valorar su actuación, debemos olvidarnos, pese a cualquier promesa al respecto, que vuelvan a estar a derecho”.

Explicó el polémico acuerdo comercial para traer una carga de repuestos de autos a la Argentina, Y destacó que “la empresa que más beneficio económico obtuvo por la operación comercial fue Zorex USA LLC, firma que pertenece a la sociedad Alcux Air Spain, siendo ésta la cual en un primer término y con más de dos meses de antelación había suscrito el contrato con Emtrasur.”

Para llevar a cabo la finalidad de la operación “Mario Arraga Urdaneta y Víctor Manuel Perez Gómez, valiéndose de sus cargos jerárquicos dentro de la empresa aérea, habrían abierto cuentas bancarias en distintos países y/o conformado empresas vinculadas a la actividad aérea mientras que Gholamreza Ghasemi, Abdolbaset Mohammadi y Saeid Valizadeh, en calidad de capitán de vuelo e ingenieros de vuelo respectivamente y bajo la apariencia de ser instructores, serían los nexos con las Fuerzas Quds y Hezbollah”.

En efecto los dos últimos nombrados se habrían desempeñado en las empresas aéreas Mahan Air y Qeshm Fars Air. Mediante esta última compañía y de la cual Ghasemi sería CEO y miembro del consejo de administración, habrían realizado, al menos 19 vuelos, cuya ruta fue Teherán-Damasco entre el 27 de mayo del 2020 al 26 de abril del 2022.

El informe realizado por el FBI –cumpliendo con las obligaciones suscripta en la Convención Interamericana sobre Asistencia Mutua en Materia Penal- afirmó que la empresa aérea vinculada a Ghasemi tuvo “participación directa” en distintas actividades terroristas. Se pudo determinar también que Ghasemi es CEO y miembro del consejo de administración Qeshm Fars Air, otra aerolínea sobre la que también caerían sospechas de participar en actividades ilícitas.

El informe remitido por el FBI advierte que las empresas o personas que colaboren con las firmas acusadas por EEUU de dar apoyo logístico al terrorismo podrán recibir sanciones financieras y económicas.

Qeshm Fars Air, la empresa en la que el mencionado Ghasemi es CEO además de integrar el Consejo de Administración, fue embargada por el Tesoro de los Estados Unidos en diciembre de 2019 “debido a su participación directa en la actividad terrorista y la asistencia que proporciona a Al Quds”.

Tanto esa firma como la aerolínea iraní Mahan Air fueron designadas como “entidades terroristas” por los EE.UU. La información recibida consigna que las razones de las sanciones se fundan en que “Qeshm Fars Air” opera vuelos de carga para la Fuerza Quds y la Guardia Revolucionaria Iraní” bajo cobertura civil y “los utiliza para contrabandear armas y equipos sensibles de Irán a Siria, entre otras cosas”.

El escrito de la DAIA reveló que “se encontró en al avión un cuaderno con diversas anotaciones que mencionaría cuentas “espejos” en países como Costa Rica o Panamá, (posibles sociedades) y que el objeto debe ser “afín con la actividad aérea”.

Destacó “las anotaciones: Base en Singapure”; “Espejo en Panamá o en Costa Rica 1-3 % declaración”; “Propuesta esquema de pago”; “Panamá 3 personas más junta directiva”; “Objeto afín con la actividad aérea”; “Panamá sociedad anónima sin activación”; “Cuenta Singapure 4 bancos, 3 habría que ir a firmar, 01 puede hacerse digitalmente” y “Objeto de la empresa OJO empresa de servicios””. Esto podría estar íntimamente vinculado con el ticket de un banco de Singapour que “fue obtenido de uno de sus dispositivos. Estos datos son de gran relevancia en una causa con el objeto procesal de la presente”, finalizó el pedido de la DAIA.