La nueva tierra prometida: el país vecino que no para de atraer inversiones argentinas

La imagen de Paraguay en el mundo cambió en los últimos 10 años. De parecer un país estancado en el centro de Sudamérica, se transformó en tierra fértil para inversiones. Con nuevas edificaciones y la llegada de corporaciones internacionales, Asunción exhibe las huellas de un acelerado crecimiento inmobiliario que es un imán para los argentinos…

la-nueva-tierra-prometida:-el-pais-vecino-que-no-para-de-atraer-inversiones-argentinas

La imagen de Paraguay en el mundo cambió en los últimos 10 años. De parecer un país estancado en el centro de Sudamérica, se transformó en tierra fértil para inversiones. Con nuevas edificaciones y la llegada de corporaciones internacionales, Asunción exhibe las huellas de un acelerado crecimiento inmobiliario que es un imán para los argentinos y también atrae a empresarios y emprendedores latinoamericanos, europeos y asiáticos.     

¿Qué atractivo encuentran los que invierten en ladrillos en Paraguay? Valoran la estabilidad, previsibilidad y cercanía con Buenos Aires y otras grandes ciudades argentinas. Factores como una inflación controlada, un déficit fiscal bajo, un tipo de cambio estable, baja presión tributaria y programas de estímulo a la inversión configuran el escenario de un prolongado período de bonanza económica.

Los inmuebles son la opción con mayor retorno a la inversión y el real estate es uno de los principales focos de atracción de inversores. Es que rentar un departamento en Paraguay ofrece entre el 7% y el 9% de retorno sobre la inversión anual mientras que en Argentina se maneja el 1% de ganancia.

Las propuestas son variadas, desde unidades económicas para la clase media hasta departamentos exclusivos de línea premium. El precio promedio por metro cuadrado en Asunción es de US$ 1.300 mientras que en Buenos Aires ronda los US$ 2.275. Se ofrecen tipologías desde 30 m2 para monoambientes, 45 m2 para un dos ambientes y 65 m2 para tres ambientes.




Vista desde el piso 21 de la construcción “Forvm Molas López” en el barrio Las Lomas de Asunción. Foto Fernando de la Orden / Enviado Especial

La renta es en guaraníes, pero las operaciones de compra y venta se hacen en dólares. La ecuación es la misma porque existe libertad cambiaria y el guaraní, actualmente, es una moneda estable que no perdió ceros a lo largo del tiempo.

El fenómeno argentino

Algunos datos duros ayudan a explicar este fenómeno. Se estima que 7 de cada 10 departamentos vendidos en Paraguay son comprados por argentinos. Así, un porcentaje cercano al 35 % de las construcciones que ingresaron al mercado en los últimos 10 años corresponden a inversiones de nacionalidad argentina.

Incluso, varios empresarios tienen alianzas estratégicas con grupos desarrolladores en Asunción. “Es un país en el que se puede planificar a largo plazo sin problema porque hay disciplina en el manejo de indicadores macroeconómicos. La justicia tributaria es el gran regulador del desarrollo urbano”, señalan los empresarios e inversores consultados por Clarín.


Ronal Starsenbaum, Director Yapeyu Consultora, menciona que la demanda de clientes argentinos creció en un 75% entre el 2019 y el 2022, ante la inestable situación económica que atraviesan.

“Probablemente, el 50% de los desarrollos inmobiliarios de los últimos 10 años corresponda a proyectos con capital argentino desde el inicio (desarrolladores argentinos o compradores argentinos en pozo). Es casi condición sine qua non apuntar al mercado rioplatense a la hora de emprender en el rubro”, argumenta.

Boom inmobiliario de argentinos y reglas claras

Sin cambios abruptos y de forma escalonada, el auge inmobiliario empezó hace poco más de 10 años. Pero en los últimos cinco el crecimiento fue más fuerte y notorio, impulsado por la volatilidad de la economía argentina y la previsibilidad de la paraguaya.

La curva ascendente también responde a una problemática socioeconómica. El déficit habitacional en Paraguay es de 1.500.000 viviendas, según los datos presentados en el Foro de la vivienda: Acceso y Desarrollo en 2021. Y el 60% de su población tiene menos de 30 años.

Las zonas más cotizadas de Asunción

Cuáles son las áreas donde está creciendo la construcción

Tocá para explorar el mapa

¿Qué razones lo explican? Gonzalo Faccas, socio director de la empresa desarrolladora inmobiliaria EyDISA menciona tres actores claves: las empresas constructoras que incorporaron nuevas tecnologías, los desarrolladores inmobiliarios que perfeccionaron el diseño de productos acordes a lo que el mercado demanda y las inversiones extranjeras que lograron las rentabilidades esperadas en el sector.

Otros motivos que impulsan a los inversores argentinos a interesarse por el mercado inmobiliario de Paraguay son el retorno de la inversión, la baja carga tributaria (el crecimiento promedio de la economía es del 4,5%), la estabilidad y las leyes que promueven la llegada de capitales.




Gonzalo Faccas, socio director de la empresa desarrolladora inmobiliaria EyDISA. Foto Fernando de la Orden Enviado Especial

“Paraguay hizo de la seguridad jurídica una bandera para atraer la llegada de capitales. Desde 2014, cuenta con una ley que protege las inversiones con invariabilidad tributaria por diez años. Así, aunque haya cambios en el régimen impositivo, las compañías seguirán pagando lo mismo que cuando se establecieron”, ilustra Miguel Chihan, bróker de Century 21 Wilson-Chihan.

La ley Maquila y la ley 60/90 son claves en materia de inversión. La primera, promueve la instalación de la industria sin cobrar impuestos por ingresar máquinas ni sacar dinero. El aporte es el empleo. La segunda, brinda incentivos fiscales para la inversión de capital de origen nacional y extranjero.




7 de cada 10 inversiones en ladrillos en Paraguay son de argentinos. Foto Fernando de la Orden / Enviado Especial

También, una menor carga impositiva promovida por la política fiscal del triple 10: 10% de IVA, 10% del impuesto a la renta personal y 10% a la renta empresarial. Un cerrojo que garantiza estabilidad es la Ley de Responsabilidad Fiscal que impide que el país entre en un proceso de endeudamiento muy acelerado.

“Es un boom y no una burbuja porque las condiciones macroeconómicas hacen que el país crezca en forma estable. Nuestros departamentos tienen un período de no más de 90 días desde que se terminan hasta que se habitan al 100%. No son unidades vacías. Hay construcción, venta y ocupación”, coinciden Alfredo Rilla y Carlos Guasti, CEO y presidente de Petra Urbana.




Alfredo Rilla y Carlos Guasti, fundadores de Petra Urbana. Foto Fernando de la Orden / Enviado Especial.

“Casi el 60% de nuestro mercado es argentino. De cada 10 edificios, 8 tienen capitales argentinos. El boom inmobiliario lo iniciaron los argentinos y sus necesidades variaron desde que empezó hasta el día de hoy. Tienen todas las puertas abiertas, pero les sugiero venir a innovar con productos diferentes que hagan la diferencia”, indican desde NM inmobiliaria.

Gustavo Silva, propietario de Silva Inversiones Inmobiliarias, reflexiona que los argentinos encuentran un alto contraste con la situación económica y política de su país porque no existe volatilidad de precios y la plusvalía ha estado en un constante crecimiento.

Todo está por hacerse

En todos los sectores de la economía paraguaya se presentan grandes oportunidades para los argentinos porque la estructura del país está en un estadio de desarrollo inicial. La avenida Santa Teresa concentra buena parte de los nuevos emprendimientos inmobiliarios y desarrollos de gran envergadura de Asunción.

“El mercado inmobiliario aún no alcanzó el tope de crecimiento porque existe una necesidad real de viviendas y su expansión responde a una problemática socio-económica”, señala Silva.




La baja carga impositiva es una de las claves del auge de construcciones en Paraguay. Foto Fernando de la Orden / Enviado Especial

“Hay muchos caminos por delante y existe un amplio espectro aún no contemplado que puede explotarse como la construcción de viviendas para nivel medio y barrios cerrados. Paraguay está en permanente construcción. Los proyectos suelen venir de estudios de arquitectura de Argentina”, sugiere un agente inmobiliario de NM.

Crecimiento en altura

Asunción mira el cielo. Entre el verde y la explosión del color de sus lapachos y jacarandás, la acelerada renovación urbana habitacional está a la vista.

Con espíritu disruptivo, Petra Urbana construye viviendas en altura. La desarrolladora inmobiliaria, que en 2015 fue fundada por el argentino Rilla y Guasti, lleva más de 100.000 m2 cuadrados construidos en propiedades verticales.

Cuenta con 14 edificaciones (9 habitadas y 5 en obra) ubicadas en la zona residencial de Villa Morra (una especie de Recoleta/Barrio Norte) y el nuevo eje económico-financiero del Shopping del Sol (similar al barrio Palermo).

En cada una de las edificaciones hay entre un 20% y 30% de compradores argentinos que, en su mayoría, adquieren el departamento para alquilarlo y generar un buen dividendo que subvencione los gastos de estudios de los hijos en el exterior.




Petra Tower, el edificio que será el más alto de Paraguay. Foto Fernando de la Orden / Enviado Especial

El nuevo skyline de la ciudad busca transformarla en una metrópolis sudamericana. El edificio “Forvm Molas López”, que se entregará en junio de 2023 y está a cargo de la arquitecta Eva Parini, está conceptuado como una de las 5 torres más altas del país. Cuenta con 28 niveles, ambientados en la Antigua Roma, y comprende 100 departamentos que ya fueron vendidos en su totalidad.

Petra Tower también es parte de la línea de rascacielos. El proyecto, que terminará en octubre de 2024, apuesta a la construcción del edificio más alto del país. Serán 44 pisos de 170 metros de altura con 200 departamentos.

Claudio Natoli (57) es Presidente de M4, la mayor obra privada de Paraguay con inversores argentinos, que se ubica en el Barrio Pettirossi. De las 2.200 unidades en venta, 400 corresponden a clientes argentinos.

“De los países de Latinoamérica, Paraguay es el lugar más estable y con mayores posibilidades donde hay muchos caminos por hacer. M4 es un concepto de multi propósito que brinda soluciones en un solo lugar”, señala. La obra privada, que está en construcción, abarca 50.000 m2 y contará con 600 estacionamientos, 400 depósitos, 850 locales y 350 departamentos.




Claudio Natoli (57) es Presidente de M4, la mayor obra privada de Paraguay con inversores argentinos. Foto Fernando de la Orden / Enviado Especial.

Algunos de los emprendimientos con capitales argentinos son Paraguay Development con sus edificios The One, The One DT, The Forest, The Top, The Tower. En el segmento corporativo, Eydisa tiene los edificios Skypark I y II y Park Plaza. También está CDG Desarrollos, con su edificio Gala Dali ya entregado, y el We I y el We II en el barrio de Villa Morra cuyas obras iniciaron recientemente.

También, ABV que construyó dos torres lujosas sobre Santa Teresa (Eminent Tower), Vitrium Capital que va por su segunda torre (01 Mburucuya y 01 SYNC) y Norwich que van por su segunda torre en Encarnación (Vista Lago y Patrizier).

El perfil del inversor argentino en Paraguay

El perfil del comprador es variado. Suele ser el del pequeño y mediano ahorrista cuyo objetivo es obtener una renta fija en dólares. Van desde pequeños inversores que adquieren unidades de precios menores a US$ 200.000 a compradores de productos premium.

Por un lado, está el inversor tradicional que, dados los vaivenes de la economía argentina, busca un resguardo patrimonial en ladrillos y potenciar el rendimiento de su capital y, por el otro, el desarrollador inmobiliario quien propone un negocio de mayor alcance para aportar al mercado y a la cadena de valor que genera la construcción en sí”, describe Ronal Starsenbaum, director Yapeyu Consultora.




El Shopping Mariscal López, en Asunción, otro de los desarrollos.

“Entre 2019 y 2022, la demanda de argentinos que invierten en ladrillos creció en un 100%. En general, son desarrolladores que vienen de Capital, Rosario, Córdoba y algunas ciudades limítrofes a nuestro país. Los de mayor escala, son de Capital y eligen zonas cercanas a los centros comerciales”, subraya Raul Constantino de la Cámara de Desarrolladores (Capadei).

En los últimos 12 meses (entre septiembre de 2021 y 2022), Remax Paraguay registró 20.850 consultas por parte de argentinos interesados en comprar, invertir o alquilar propiedades.

Maira Abdo, corredora inmobiliaria con experiencia en ventas a extranjeros, refiere: “En casi todas las construcciones hay inversores argentinos comprando con fines de rentabilidad o siendo parte del emprendimiento. El que construye también busca rentabilidad, pero es muy cuidadoso con la ubicación y el diseño del proyecto”.




Un edificio con amenities en la zona de Villa Morra. Foto Fernando de la Orden Enviado Especial / Sociedad

Para Ricardo Ávalos, de la Consultora Canopy, el inversor es típicamente del norte argentino, ganaderos y dedicados a actividades agrícolas. “El de La Capital es más sofisticado, una persona mayor en busca de refugio financiero por lo que paga más dólares por m2”, explica.

¿Qué inversiones hacen los argentinos?

En viviendas en pozo o a estrenar. El principal rubro de inversión argentina en Paraguay es el inmobiliario: departamentos y oficinas corporativas. “Un 25% de ese segmento corresponde a usuarios finales, que las compran para habitarlas, y un 75% del mercado son inversores que las adquieren para alquilarlas con fines de rentabilidad. De ese 75%, en Eydisa un 50% son argentinos. Muchas veces, comprar el terreno en una buena zona de Buenos Aires equivale en monto a obtener el predio y hacer la obra entera en Asunción”, puntualiza Faccas.

La mayoría invierte, pero no reside en las unidades. “Quienes se instalan es porque se enamoran de las condiciones de vida del país”, indica una fuente. Según la Dirección General de Migraciones, entre 2018 y el 31/8/2022, se otorgaron 11.857 radiaciones (precarias, temporales y permanentes) a ciudadanos de nacionalidad argentina. Así, los argentinos constituyen el 11,14% del total de extranjeros radicados legalmente en Paraguay en los últimos 20 años.




Vista del Centro Corporativo en Paraguay. Foto Fernando de la Orden / Enviado Especial

“El crecimiento de Paraguay generó la necesidad de contratar mano de obra argentina para contener la demanda. Hay muchos profesionales que trabajan en constructoras y multinacionales donde la mitad de los mandos altos están ocupados por argentinos. Incluso, algunos se animan a montar su Pymes: clínicas odontológicas, desarrollos gastronómicos con restaurantes de sushi, servicio de consultoría empresarial, negocio hotelero y concesionaria de autos”, indica Guasti.

“En los últimos 5 años se masificó el inversor argentino de clase media que traslada su capital a Asunción. Antes compraba en cuotas en algún barrio porteño pero ahora, apuesta por un lugar con previsibilidad, seguridad y rentabilidad. Muchas veces, con esa renta se compra una segunda unidad. No es un inversor golondrina porque cumple con todos los procesos que requiere el desarrollo inmobiliario para traer su capital operativo y asentarse en la ciudad”, enfatiza Rilla.

Historias de los que se instalaron en Paraguay

Empresarios, inversores y emprendedores argentinos, que residen temporal o permanentemente en Paraguay, compartieron sus experiencias con Clarín. ¿Por qué desarrollan sus negocios en el país vecino?




Lisandro Puig es de Pergamino, provincia de Buenos Aires y vive en Paraguay desde 2014.

“Llegué a Paraguay en 2002 cuando el guaraní cotizaba a 6900 guaraníes frente al dólar y 20 años después está al mismo tipo de cambio. Fui con la idea de estar pocos meses, pero descubrí un gran potencial. La previsibilidad, el hecho de que las reglas de juego no cambien de un momento a otro, es la gran diferencia con Argentina. Uno puede proyectar a 5 años cualquier emprendimiento y creerse esa proyección”, determina Gonzalo Faccas (49).




Erika Romani (48), magíster en transformación digital, una de las argentinas que eligió llevar su dinero a Paraguay.

“Resido en forma permanente desde el 2014. Mi primera inversión inmobiliaria fue en un pequeño terreno. Como hay una baja depreciación del guaraní, los alquileres tienen un valor constante y se puede hacer una proyección más acertada del recupero de la inversión en departamentos y casas de zonas urbanas”, describe el pergaminense Lisandro Puig (47).

“Elegí invertir en Paraguay porque tiene una estabilidad macroeconómica imponente en la región. Es ideal para inversores con proyectos de gran envergadura. Si bien nadie ha podido escapar de la inflación global, este país sostuvo el menor impacto gracias al acompañamiento estratégico del banco central”, cuenta Erika Romani (48), magíster en transformación digital.




Francisco Ítalo (38), agente del rubro inmobiliario. Foto Fernando de la Orden / Enviado Especial

“La inversión inmobiliaria en Paraguay se usa como ahorro en dólares antes que como inversión. Buscamos obtener el retorno anual del 8% y el capital sin devaluación para resguardar nuestros ahorros, saltando el cepo cambiario de Argentina donde la inflación en un mes es la que tiene Paraguay en un año”, describe Leopoldo Perrier (48), inversor y emprendedor.

“Paraguay ofrece el mejor clima de negocios para invertir en la región por una serie de condiciones. Las políticas monetarias generan estabilidad, el país tiene una demanda habitacional presente y futura, hay seguridad jurídica, baja presión monetaria y la rentabilidad es muy atractiva”, considera Francisco Ítalo (38), agente del rubro inmobiliario.




Giuliana Martínez tiene 24 años y dejó Misiones para irse a Paraguay. Foto Fernando de la Orden / Enviado Especial

“Aposté por Asunción, donde el dólar está estable hace 20 años, por su política monetaria. Mis inversiones son en ladrillo y altura. A los pocos días de haber recibido una unidad inmobiliaria ya estaba recibiendo rentabilidad, es decir, ya lo estaba alquilando”, señala Luis Guasti (38) quien se mudó al país vecino en enero de 2021.

“Llegué hace un mes y medio en búsqueda de nuevos rumbos y oportunidades. En Argentina tenía mi propio negocio, pero era difícil mantenerse económicamente. Ahora, trabajo como encargada en un gimnasio y estoy desarrollando varios proyectos como nutricionista. Uno de ellos es la asesoría en suplementos deportivos”, relata la misionera Giuliana Martinez (24) que apostó por su crecimiento personal en una nueva tierra.




Diego y Pedro Walter.

“Junto a mi socio y hermano Diego elegimos invertir porque se nos dio la oportunidad, en plena pandemia, de traer una marca gastronómica argentina para explorar este país. Hoy, desarrollamos una propia que se llama La osa al horno. También, ingresamos en el rubro de indumentaria deportiva y en el negocio de los ladrillos. El país nos ofrece estabilidad económica, la inflación es mínima y es bastante seguro para vivir”, dice Pedro Walter (31) quien reside en Asunción desde enero de 2021.




Testimonio: Micaela Jovanovich argentina 19 años. Foto: Fernando de la Orden Enviado Especial

“Nos instalamos en enero de 2018 para encontrar opciones de inversión y de trabajo. Desde entonces, la economía de mi familia cambió por completo. Mi mamá, que se dedicaba a la industria textil, hace radicaciones para extranjeros, mi papá se dedica al área ganadera y yo trabajo en el rubro inmobiliario”, resume la chaqueña Micaela Jovanovich (19).

Asunción. Enviada Especial

MG