Bodas de sangre: la tragedia de Lorca que postergó la pandemia llegó al San Martín

Finalmente, se concretó el último gran estreno del año, con dirección de Vivi Tellas. Federico García Lorca es un autor al que Vivi Tellas parece volver siempre. La directora acaba de estrenar en el Teatro San Martín una versión de Bodas de sangre, un clásico del autor español, veinte años después de la puesta de…

bodas-de-sangre:-la-tragedia-de-lorca-que-postergo-la-pandemia-llego-al-san-martin

Finalmente, se concretó el último gran estreno del año, con dirección de Vivi Tellas.

Federico García Lorca es un autor al que Vivi Tellas parece volver siempre. La directora acaba de estrenar en el Teatro San Martín una versión de Bodas de sangre, un clásico del autor español, veinte años después de la puesta de otra de sus obras, La casa de Bernarda Alba.

A 90 años de su estreno, el deseo, la pasión y la muerte que se representan en Bodas de sangre resuenan en la sala Martín Coronado, en uno de los últimos estrenos del año, con una adaptación hecha por Tellas y Cecilia Pavón y que había quedado postergada por la pandemia.

El elenco está encabezado por María Onetto junto a Nicolás Goldschmidt, Miranda de la Serna, Luciano Suardi, Alfredo Staffolani,  Laura Nevole, María Inés Sancerni, Claudia Cantero, Maruja Bustamante, Florencia Bergallo, Agustín Daulte, Julián Ekar, Rita Pauls, Nadia Sandrone, María Soldi, Max Suen, Mbagny Sow, los bailarines Pablo Lugones y Eugenia Roces y la cantaora Nina Loureiro.




Bodas de sangre. María Onetto y Miranda de la Serna en la versión del clásico de García Lorca. Prensa CTBA/Carlos Furman.

Blanco, negro y rojo

La obra, de gran impacto visual, donde predomina el blanco, el negro y el rojo está pensada para remarcar la tragedia que, como sucede con los textos de Lorca, se olfatea en al aire todo el tiempo hasta que finalmente, se concreta. Pero todo desde lo poético como punto de partida.

Para eso, colaboran de manera brillante el vestuario de Pablo Ramírez, la escenografía del artista plástico Guillermo Kuitca junto al desarrollo escenográfico de Rodrigo González Garillo y la iluminación de Jorge Pastorino. Tanto como el clima que le suman el flamenco en la coreografía de Pablo Lugones y Eugenia Roces y en la música de Diego Vainer.

El San Martín siempre es el lugar ideal para García Lorca. Y sobre todo traer su poesía en este momento, en este paisaje social y cultural tan complejo, me pone feliz”, dice la directora.

La puesta en escena mantiene a los actores y actrices todo el tiempo en escena, en distintos niveles de cercanía con el público y, además, utiliza el telón, bajándolo luego de cada escena, como recurso antes de pasar a la siguiente. Como dato extra: la versión respeta casi a rajatabla el texto original, incluida la utilización del tú y otras expresiones bien “castizas”.




La directora Vivi Tellas (al centro), junto al elenco de Bodas de sangre. Foto: Prensa CTBA/Carlos Furman.

La opinión de la protagonista

“Es un trabajo muy cuidado, bordado, en todas sus áreas”, dice María Onetto quien interpreta a la madre del novio. “Volver a encontrarme con Vivi Tellas es muy lindo, además, porque ella es quien me hace pisar por primera vez el San Martín, hace muchos años, en La Casa de Bernarda Alba, algo que fue muy importante para mí”.

Sobre su personaje actual, Onetto dice: “Es un desafío muy estimulante hacer a esta mujer tan particular, fijada al duelo por las muertes de su marido y su hijo, que ve en la boda de su otro hijo una cierta iluminación en el nuevo armado de su familia. Pero luego le llega la tragedia y eso me obliga a indagar en nuevos recursos expresivos que tienen que ver con el dolor”.




María Onetto es la protagonista de “Bodas de sangre”, que puede verse en el San Martín.

Como sucede con los clásicos, la obra dialoga con muchos temas que en el mundo actual siguen tan presentes como cuando Lorca la escribió. “Cuestiona la idea del mandato, del poder, de ser mujer y de ser hombre y de qué se le pide a esos lugares, de la obligación y hasta la idea misma del deseo, que también puede ser un mandato”, asegura Onetto.

Y agrega: “La obra y la puesta son una propuesta poética y una invitación a sentir en esta época donde tenemos los sentidos tan blindados en nuestra vida cotidiana”.

Para Miranda de la Serna, que interpreta a la novia, el personaje es el punto de inflexión más importante de su reciente carrera. “Me representa un enorme desafío porque nunca había actuado en una sala tan grande, gigante e increíble como la Coronado”, dice. La hija de Erica Rivas y Rodrigo de la Serna enfrenta su primer gran trabajo con este clásico.

La actriz asegura: “La novia me hizo encontrarme con mis propias limitaciones. Trabajarlas resultó un aprendizaje que sigue, esto es el comienzo. Y lo agradezco mucho”.




Miranda de la Serna recibe su premio a Revelación Femenina en los Premios Sur 2022

Entusiasmada con la propuesta de la que forma parte dice: “Creo que todos se van a sentir reflejados en esta obra, la van a amar. Encontrarme con todos los que trabajan hace tanto tiempo en este teatro es mágico para mí. Además, Lorca está acá con nosotros, cada vez que hacemos la obra, yo lo siento. Creo que es un amor que se va a quedar en mí para siempre”.

Información

Bodas de sangre se puede ver de miércoles a domingos a las 20 en la sala Martín Coronado del Teatro San Martín, Av, Corrientes 1530. Entradas: desde $650.

WD