Desencantada, en Disney+: Amy Adams vuelve, sí, pero ídem

Hace 15 años “Encantada” era original, divertida y parodiaba al mundo animado de Disney. Bueno, ahora no. Nadie apostaba mucho por Encantada, la comedia musical estrenada en 2007 en la que Amy Adams interpretaba a una princesa de un mundo animado que “llegaba” a Nueva York y debía acomodarse. Adaptarse a la realidad. La película…

desencantada,-en-disney+:-amy-adams-vuelve,-si,-pero-idem

Hace 15 años “Encantada” era original, divertida y parodiaba al mundo animado de Disney. Bueno, ahora no.

Nadie apostaba mucho por Encantada, la comedia musical estrenada en 2007 en la que Amy Adams interpretaba a una princesa de un mundo animado que “llegaba” a Nueva York y debía acomodarse. Adaptarse a la realidad.

La película de Kevin Lima -el director nunca volvió a realizar un largometraje- parodiaba y se reía del mundo animado de Disney. El guion era divertido, las actuaciones iban por el mismo lado y las canciones de Alan Menken y Stephen Schwartz (tres de ellas candidatas al Oscar), pegadizas, hacían el resto.

Quince años pasaron y es probable que Encantada no haya envejecido. Pero a Desencantada, que estrenó este viernes directamente en streaming, por Disney+, le resulta difícil (re)capturar la magia.




“Desencantada” estrenó directamente por streaming, sin pasar por los cines. Fotos Disney+

Tal vez no hacía falta reformular el final feliz del cuento de hada, que es lo que hace Desencantada. Giselle y Robert (Patrick Dempsey) viven en Nueva York, Morgan (ahora interpretada por Gabriella Baldacchino: Rachel Covey luego hizo Annie y desapareció) creció y es una adolescente rebelde. Rebelde en términos de una película de Disney.

También tiene una niñita, y como “el castillo les queda chico”, según cuenta la ardilla Pip, la misma que narraba el comienzo de Encantada, marchan a los suburbios. A una suerte de barrio cerrado que se parece más a lo que eran las casitas del sueño americano de los años ’50.




Familia unita. Giselle, la beba, Morgan y Robert.

Alli, Giselle se da cuenta, parece que por primera vez, de que es la madrastra de Morgan. Y, lo que es peor, se convierte por un hechizo en una madrastra malvada -por momentos, sólo por momentos-, como en las películas de Disney.

Nada malo en ello, pero lo que sucede es que no es una nueva vuelta de tuerca hacia la caricatura y la diversión. No.




Dos que vuelven: James Marsden e Idina Menzel. Ella, que le daba su voz a Elsa y cantaba en “Frozen”, ahora también tiene sus canciones.

De nuevo, Andalasia, el mundo animado, se entremezcla con el real, habrá un personaje en el pueblo Monrolasia que se transformará en una reina que viste de negro, Malvina (Maya Rudolph, de Damas en guerra) y poco ingenio.

Mala, pero buena

Es curioso lo que imaginaron los guionistas, porque el encanto de Encantada era que Giselle era precisamente encantadora. Y aquí se transforma en todo lo contrario.

O sea, la falta de ingenio en la trama atenta contra el resultado por más buena voluntad que tengan los espectadores que disfrutaron de Encantada.




Enfrentadas. Maya Rudolph es la reina mala, o algo así.

No se necesitaba una varita mágica, y ahora sí hay una.

Hay algo de Cenicienta y de Blancanieves dando vuelta, pero como adosado. El director Adam Shankman (que realizó dos adaptaciones de grandes musicales, como Hairspray y Rock of Ages) parece que quedó atrapado en un laberinto en el que no le encontró la salida.

Aparte de Adams, que hace todo lo posible por ser simpática hasta cuando es la malvada, el resto del elenco que participaba en la anterior y regresa (James Marsden como el príncipe Edward, e Idina Menzel, que se dieron cuenta que no debían desperdiciar su talento como cantante -le presta su voz a Elsa en Frozen-, y entonces sí, canta) tiene roles de reparto, de soporte más que de aporte, incluido Dempsey.




Patrick Dempsey tiene un papel bastante menor en la secuela.

La retomas que se hicieron luego de terminada la película, tras funciones de pruebas con reacciones mixtas, se ve que tampoco acomodaron el relato.

Las canciones, de nuevo de los mismos autores que las de Pocahontas, repiten eso del poder del amor, son agradables, pero no memorables ni recordables.

Como la película.

“Desencantada”

Regular​

Comedia. EE.UU., 2022. Título original: “Desenchanted”. 122′, ATP L. De: Adam Shankman. Con: Amy Adams, Patrick Dempsey, Gabriella Baldacchino, Maya Rudolph, Idina Menzel, James Marsden. Disponible en: Disney+.