Ecuador empató con Países Bajos y el sueño de los pibes de Alfaro se agranda con los goles del veterano Valencia

El delantero volvió a anotar y lleva tres tantos en el Mundial. La selección dirigida por el DT argentino se juega la gran chance en el cierre del grupo contra Senegal. 25/11/2022 15:59 Clarín.com Deportes Actualizado al 25/11/2022 16:06 Ecuador sigue persiguiendo y cazando las utopías imposibles que propone su entrenador. Y lo hace ya…

ecuador-empato-con-paises-bajos-y-el-sueno-de-los-pibes-de-alfaro-se-agranda-con-los-goles-del-veterano-valencia

El delantero volvió a anotar y lleva tres tantos en el Mundial. La selección dirigida por el DT argentino se juega la gran chance en el cierre del grupo contra Senegal.

25/11/2022 15:59

Actualizado al
25/11/2022 16:06

Ecuador sigue persiguiendo y cazando las utopías imposibles que propone su entrenador. Y lo hace ya no solo con puntos (acumula 4 y si empata ante Senegal en la última jornada se meterá en los 8vos. de final del Mundial) sino también con un rendimiento que explica su ilusión. Y con goles, claro. Aunque todos corren, se sacrifican, los goles los hace todos Enner Valencia.

El delantero de 33 años marcó ante La Naranja su sexto gol consecutivo en los últimos cinco partidos de Ecuador en las citas mundialistas, todo un récord. Y en el caso de marcar el siguiente tanto de su equipo será el futbolista con más goles seguidos para una Selección. Por ahora igualó a Oleg Salenko (hizo 6 en fila para Rusia en 1994) y a dos históricos como Paolo Rossi (para Italia convirtió 6 goles en 1982) y a Eusébio (en 1966 festejó seis goles para Portugal).

Ahora, el punta del Fenerbahce turco está a un grito de meterse en los libros de historia grande de la Copa del Mundo.

Pero más allá de Valencia (otra vez salió lesionado y luce al límite en el físico), Ecuador lució ante Países Bajos como un equipo trabajado, con convicción, personalidad y con un rasgo que empieza a imponerse en el Mundial: el despliegue físico. Porque no solo terminó arrinconando a su rival, sino que logró revertir un inicio demasiado complejo tras el golazo de Gakpo (figura de PSV y seguido de cerca por las grandes potencias europeas) a los 5 minutos. Entonces el esfuerzo fue el doble.

Para dar vuelta la historia necesitó de ajustes tácticos y de algo que los futbolistas ejecutaron a la perfección tras las órdenes de Alfaro: presión sobre De Jong y luego adelantar líneas a partir de sus laterales/volantes: Estupiñán (la gran figura del partido por la izquierda) y Ángelo Preciado. En ese duelo mano a mano de las alas que también siempre busca Van Gaal, se impusieron los ecuatorianos.

La juventud de Ecuador no solo le aportó frescura y resistencia física, sino también potencia. Además de Hinchapié en la defensa (20 años), fueron Gonzalo Plata (22), Moisés Caicedo (21), Estupiñán (24) y Preciado (24) los que le dieron desde el bloque de ataque velocidad para despegar y llegar hasta el área de Países Bajos (cerrará la zona ante Qatar).

“Jugamos de igual a igual con estos chicos ante un rival que es una potencia, por eso estamos conformes más allá del empate”, planteó Alfaro luego del partido, consciente de que su equipo se presentó ante los ojos del Mundial con grandeza. Y estuvo cerca de quedarse con los tres puntos pese a que en el final dividió la tenencia de la pelota contra un rival que jamás encontró respuestas a la telaraña que armaron los de Alfaro.

Hubo incluso una polémica (otra más en este Mundial) que discutió todo Ecuador: en el final del primer tiempo Estupiñán desvió una pelota que terminó en gol. Pero fue anulado por una interferencia visual de Porozo sobre Noppert, pese a que no desvió el curso de la pelota ni alteró la dirección en la que había elegido el arquero neerlandés. El juez, a instancias del línea, lo invalidó. Y el VAR esta vez se quedó quieto.

GL