Amenaza piquetera ante un eventual ajuste en los planes sociales: “Si avanzan, va a haber quilombo”

Lo aseguró un referente oficialista a Clarín. El Polo Obrero, opositor, se reúne esta semana y no descarta protestas. Si algo le faltaba al cierre del año para recalentar aún más la situación social era el anuncio del Gobierno de desenganche de la actualización de los planes del aumento del Salario Mínimo Vital y Móvil,…

amenaza-piquetera-ante-un-eventual-ajuste-en-los-planes-sociales:-“si-avanzan,-va-a-haber-quilombo”

Lo aseguró un referente oficialista a Clarín. El Polo Obrero, opositor, se reúne esta semana y no descarta protestas.

Si algo le faltaba al cierre del año para recalentar aún más la situación social era el anuncio del Gobierno de desenganche de la actualización de los planes del aumento del Salario Mínimo Vital y Móvil, una decisión que la Casa Rosada todavía no instrumentó pero que, de hacerlo, tendrá la resistencia de los movimientos sociales y piqueteros.

“Estamos alertas, por ahora es un deseo. No vamos a movernos hasta que lo hagan, pero si avanzan va a haber quilombo”, aseguró a este diario un encumbrado dirigente social que integra el Frente de Todos y que, según confió, se enteró en buena medida por las declaraciones de la ministra de Trabajo, Kelly Olmos. “Hay molestia por las formas”, agregó.

El viernes, en una entrevista radial, la ministra que el mes pasado reemplazó a Claudio Moroni blanqueó la posibilidad de que “avance la negociación paritaria con los actores directamente involucrados”. Es decir, que “las redeterminaciones de los valores de las asignaciones de carácter social como el Potenciar Trabajo” dejen de aumentar a la par del salario mínimo y se negocien, por caso, en el Consejo de la Economía Popular que Alberto Fernández ordenó conformar a través del decreto 728 de reciente publicación.

El anuncio de Olmos fue la consecuencia de las conversaciones que sobrevolaron la reunión del Consejo del Salario del pasado martes, encabezado por el Presidente; el ministro de Economía, Sergio Massa, y el jefe de Gabinete, Juan Manzur, y representantes de la cúpula de la CGT, de la CTA y de las cámaras empresarias, en el que se habló de desenganchar el salario social de los planes Potenciar Trabajo de las negociaciones en torno al salario mínimo.

El Potenciar Trabajo, que reciben algo más de 1.300.000 beneficiarios, es el equivalente a la mitad del Salario Mínimo Vital y Móvil, que en marzo llegará a $ 69.500, según lo acordado en la reunión del martes.

Reacción piquetera

Para los movimientos piqueteros y sociales, incluso para los oficialistas, como el Evita, nucleados en la UTEP, la medida implicaría, de concretarse, un ajuste. “Es una vieja idea, es una situación compleja. Sabemos que hay una necesidad fiscal y un problema político. Pero no es el momento”, abundaron desde el Movimiento Evita, en alerta por la advertencia.

Eduardo Belliboni, del Polo Obrero y referente del Frente Unidad Piquetera, que agrupa a las organizaciones más radicalizadas que en los últimos meses colapsaron el centro porteño, fue, como acostumbra, mucho más lapidario. “Es la frutilla del postre. Tiene que ver con la idea de reducir los planes. Nos vamos a reunir esta semana y seguramente vayamos a tomar medidas”, advirtió este domingo Belliboni a Clarín.

Según trascendió, los movimientos sociales afines al Gobierno le trasladaron la inquietud al ministro de Economía, con el que reforzaron el vínculo una vez que desembarcó en el Gabinete en lugar de Martín Guzmán, un funcionario que tenía una relación aceitada con ellos, en particular con el Evita.

“Massa nos dijo que estemos tranquilos”, reconocieron desde las “orgas” oficialistas. El miércoles, Emilio Pérsico y Fernando “Chino” Navarro, los jefes del Evita, almorzaron con el jefe de Estado en el comedor presidencial de Casa Rosada 24 horas después de la reunión del consejo del salario.

Ese mismo día, sin embargo, se dio otra cita mucho más trascendente en términos políticos hacia el seno del Frente de Todos. Junto a la intendenta de Moreno, Mariel Fernández; el diputado Leonardo Grosso, y Alejandro Gramajo, un dirigente que trabaja con él en el Ministerio de Desarrollo Social, Pérsico visitó a Cristina Kirchner en su despacho del Senado después de las duras acusaciones lanzadas por la ex Presidenta en sus apariciones públicas de los últimos meses. 

“Amor y paz, nunca más tenemos que desunirnos”, explicaron desde el Evita por estas horas como un resumen de la reunión. Pérsico ya se había reencontrado con Máximo Kirchner en su casa del Gran Buenos Aires, para empezar a limar asperezas.

Es parte de la reconfiguración de fin de año del Frente de Todos en la que Alberto Fernández busca que no se licúe más de su liderazgo, Massa hace malabares con el programa económico y la ex Presidenta lidera al peronismo mientras trata, por ahora en vano, de seducir a otro sector del electorado. En tanto, en los movimientos sociales prendieron las luces de alerta por un ajuste que todavía nadie sabe cómo y cuándo se va a ejecutar.