De Tini Stoessel al Kun Agüero: la intimidad del asado y la visita de los familiares de la Selección, tras la victoria frente a México

Tras una semana dura, los jugadores se permitieron pasar un buen momento con sus familias y lo compartieron en redes. Sergio Agüero fue el invitado de lujo. 27/11/2022 16:56 Clarín.com Deportes Actualizado al 27/11/2022 16:56 El día después del desahogo contra México, hubo disfrute en la concentración de la Selección argentina. Por primera vez desde…

de-tini-stoessel-al-kun-aguero:-la-intimidad-del-asado-y-la-visita-de-los-familiares-de-la-seleccion,-tras-la-victoria-frente-a-mexico

Tras una semana dura, los jugadores se permitieron pasar un buen momento con sus familias y lo compartieron en redes. Sergio Agüero fue el invitado de lujo.

27/11/2022 16:56

Actualizado al
27/11/2022 16:56

El día después del desahogo contra México, hubo disfrute en la concentración de la Selección argentina. Por primera vez desde que el equipo nacional puso sus pies en suelo árabe, se permitió relajar aunque sea por un momento y permitirse distenderse para darle mérito al triunfo del sábado que le permite mantener intactas las chances de clasificación a octavos de final.

La buena onda se apoderó de la Universidad de Doha y hubo reencuentro familiar para que el festejo resulte completo. Hasta la cantante Tini Stoessel estuvo en el búnker albiceleste para visitar a su pareja Rodrigo De Paul. Todo se completó con un asado con el Kun Agüero como invitado de lujo.

Esta vez se durmió poco porque la alegría hizo que costara conciliar el sueño, sumado a que toda la delegación terminó tarde tras el 2-0 contra los mexicanos. Cerca de las dos y media de la mañana arribaron del estadio, cenaron y luego sí fue el momento de ir a las habitaciones. Pero el entrenamiento del domingo era matutino por lo que durmieron unas horitas nomás.




Leandro Paredes junto a su mujer y sus dos hijos. Foto: Instagram

Poco importó. Es que el alivio fue muy grande en la intimidad albiceleste. Y después de varios días de mucha tensión y nerviosismo, Lionel Messi y compañía pasaron la primera jornada de real disfrute aquí, en Qatar.

El día arrancó con un entrenamiento regenerativo para los que fueron titulares y movimientos más exigentes en campo para el resto. Almuerzo y una siesta para reponer las horas de sueño perdidas. La merienda fue diferente porque llegaron las visitas.

Las familias de los 26 futbolistas del plantel entraron al predio para volver a compartir un rato de mates y charlas, de besos y abrazos. Ya lo habían hecho tras el debut. Y está estipulado que se realice esta actividad luego de cada enfrentamiento. Pero, a diferencia de la vez pasada, ahora hubo otro semblante.




Nicolás Tagliafico y su mujer, Carolina Calvagni. Foto: Instagram

Antes se trató de recargar energías para darse ánimo e ir a buscar la victoria imperiosa en el segundo encuentro. Y este domingo resultó un momento para seguir descargando adrenalina y celebrar el pasito adelante que se dio para enderezar la posición en la tabla del Grupo C, que la muestra a la Argentina segunda, un punto abajo de Polonia, rival de la última fecha, el miércoles a las 16 (hora argentina).

Esposas, novias, familiares y algunos amigos. Todos estuvieron. De pronto, la casa de la Selección se llenó a tope. Un mundo de gente ocupó cada espacio del lugar donde la Scaloneta hace base en el Mundial.

Cada uno eligió un rincón para tener algo de privacidad con sus más cercanos. Pero eso no quitó que muchos familiares se cruzaran entre sí y hasta compartieran fotos y charlas.

Tini Stoessel, que había estado en la cancha con su papá Alejandro, se hizo presente para ver a De Paul, su novio. También fueron las parejas de los otros jugadores. Hubo grupos nutridos, como los Di María (cerca de 22 personas en total) y los del círculo de Lautaro Martínez (más de diez).




Lautaro Martínez y su pareja, Agustina Gandolfo. Foto: Instagram

Para cerrar el día, se encendió el fuego y se hizo el segundo asado en la península arábiga. Hubo un invitado de lujo: Sergio Agüero. Se agregó un plato y cubiertos más a la banda de siempre porque el Kun se sumó a comer y saludar a sus excompañeros, con quienes fue campeón de América en 2021.

La Selección al fin pudo liberarse de las tensiones, aunque sea por unas horas. Necesario para soltar contracturas anímicas ante tanta exigencia mental y física y también para encarar desde este lunes el partido definitorio contra los polacos. El pasaje a la siguiente ronda estará en juego.