De qué se trata “la maldición del campeón” que hizo caer en desgracia a Alemania y que todavía azota a Italia

Los germanos quedaron eliminados por segunda vez consecutiva en la primera ronda. No es el primer caso de la historia de los mundiales. 02/12/2022 6:00 Clarín.com Deportes Actualizado al 02/12/2022 6:00 La victoria 4 a 2 sobre Costa Rica en el estadio Al Bayt de Jor no fue suficiente porque el triunfo de Japón sobre…

de-que-se-trata-“la-maldicion-del-campeon”-que-hizo-caer-en-desgracia-a-alemania-y-que-todavia-azota-a-italia

Los germanos quedaron eliminados por segunda vez consecutiva en la primera ronda. No es el primer caso de la historia de los mundiales.

02/12/2022 6:00

Actualizado al
02/12/2022 6:00

La victoria 4 a 2 sobre Costa Rica en el estadio Al Bayt de Jor no fue suficiente porque el triunfo de Japón sobre España hizo añicos la calculadora de Alemania, que terminó tercero en el grupo E y quedó eliminado del Mundial de Qatar 2022. De esta manera, el campeón en Brasil 2014 no pudo superar la primera fase por segundo torneo consecutivo y así repitió la maldición que había afectado a Italia tras su consagración en Alemania 2006.

Los alemanes sumaron cuatro unidades, las mismas que España y dos menos que Japón, pero la diferencia de gol (+1 de los teutones contra +6 de los ibéricos) condenó al conjunto dirigido por Hansi Flick a una eliminación indecorosa para un seleccionado con una historia riquísima, que incluye cuatro títulos y cuatro subcampeonatos mundiales.

La última coronación fue en Brasil 2014, con aquel recordadísimo gol de Mario Götze en tiempo suplementario en la final contra la Argentina de Alejandro Sabella en el Maracaná. Después de esa final, todas fueron frustraciones para la Mannschaft.

Tras haber caído ante el anfitrión en las semifinales de la Eurocopa de Francia 2016, el conjunto dirigido por Joachim Löw, con la base que había conseguido el título en Brasil, llegó a Rusia como candidato a retener su corona, pero ni siquiera pudo atravesar el grupo F.




Thomas Müller se lamenta tras la eliminación de Alemania del Mundial Rusia 2018. Foto: Lee Jin-man / AP.

En su debut, cayó 1 a 0 ante México en Moscú con un gol de Hirving Lozano. Se recuperó venciendo 2 a 1 a Suecia en Sochi gracias a los tantos de Marco Reus y Toni Kroos (en tiempo agregado del segundo tiempo), tras haber comenzado en desventaja. Sin embargo, un sorpresivo traspié 2 a 0 en Kazán ante Corea del Sur (marcaron Son Heung-min y Kim Young-gwon) lo dejó último en su zona.

Cuatro años y medio después de aquella frustración, el elenco germano volvió a decepcionar y este jueves consumó su segunda eliminación en fila. Este mismo sendero de gloria y posterior decepción por duplicado había recorrido Italia también en este siglo.

La Azzurra alzó su cuarta Copa del Mundo en Alemania 2006 tras derrotar por penales a Francia en la final después de haber empatado 1 a 1 en el Estadio Olímpico de Berlín en aquel encuentro que quedó en la historia no solo por ese desenlace, sino también por el cabezazo de Zinedine Zidane en el pecho de Marco Materazzi y la consecuente expulsión del capitán francés.




Italia ganó su cuarto título mundial en Alemania 2006. Foto: Tony Gentile / Reuters.

En Sudáfrica 2010, a los italianos los favoreció el sorteo, ya que les tocó compartir el grupo F con Eslovaquia, Paraguay y Nueva Zelanda. La mesa estaba servida para el equipo dirigido por Marcello Lippi. Pero ni siquiera pudo celebrar un triunfo: debutó con una igualdad 1 a 1 ante los sudamericanos (dirigidos por Gerardo Martino) en Ciudad de Cabo, también empató 1 a 1 con los oceánicos en Nelspruit y se despidió con una estruendosa derrota 3 a 2 frente a los europeos en Johannesburgo que lo dejó en la cola de su zona.

Como si ese cachetazo no hubiese sido suficiente, Italia volvió a capitular en la fase de grupos de Brasil 2014 y lo hizo a manos de Costa Rica (perdió 1 a 0 en Recife) y Uruguay (cayó también 1 a 0 en Natal). La victoria 2 a 1 frente a Inglaterra en Manaos en el debut terminó resultando inútil para el elenco de Cesare Prandelli.

A esas dos eliminaciones en la primera ronda les siguieron dos ediciones de la Copa del Mundo en las que Italia ni siquiera pudo anotar su nombre, ya que no consiguió superar las Eliminatorias europeas. Los alemanes no quieren siquiera pensar en seguir ese camino.




Italia tuvo una decepcionante actuación en el Mundial Brasil 2014. Foto: Antonio Calanni / AP.

Si bien estos son los únicos casos de dos eliminaciones seguidas después de un título mundial, hubo otros seleccionados que cayeron en la primera fase de una Copa del Mundo en la edición posterior a una consagración. A Italia, bicampeona en 1934 y 1938, le había sucedido en 1950, después del parate impuesto por la Segunda Guerra Mundial: en el torneo que se disputó en Brasil, terminó segundo en el grupo 3, detrás de Suecia, y no pudo avanzar a la segunda ronda.

Brasil, también bicampeón (había alzado el trofeo en Suecia 1958 y Chile 1962), fue tercero en el grupo 3, detrás de Portugal y Hungría, y se despidió muy rápido en Inglaterra 1966. Y Francia, ganador del título en su casa en 1998, hizo agua en Corea del Sur-Japón 2002 y terminó último en el grupo A que compartió con Dinamarca, Senegal (avanzaron a los octavos de final) y Uruguay.