Billetera mata descanso: los tenistas top se quejan del calendario, pero abrazan jugar exhibiciones millonarias

El tenis profesional no da respiro. La temporada 2022 tuvo once meses ininterrumpidos de torneos: el circuito ATP cerró el 20 de noviembre con la final del Torneo de Maestros de Turín y el de la WTA, unas semanas antes, con las Finales que se jugaron en Fort Worth, Texas. Y ya se viene la acción de 2023, que se…

billetera-mata-descanso:-los-tenistas-top-se-quejan-del-calendario,-pero-abrazan-jugar-exhibiciones-millonarias

El tenis profesional no da respiro. La temporada 2022 tuvo once meses ininterrumpidos de torneos: el circuito ATP cerró el 20 de noviembre con la final del Torneo de Maestros de Turín y el de la WTA, unas semanas antes, con las Finales que se jugaron en Fort Worth, Texas. Y ya se viene la acción de 2023, que se pondrá en marcha dos días antes del nuevo año con la United Cup, un nuevo certamen mixto por países que se disputará en Brisbane, Perth y Sydney.

Con esta programación, los jugadores tienen algo más de un mes para recargar energías, antes de volver a la vorágine del circuito. Pero lejos de relajarse y descansar, las grandes estrellas, las mismas que suelen levantar la voz para protestar por lo apretado de los calendarios, jugarán en las próximas semanas tres torneos de exhibición en países árabes, seducidas por no perder ritmo y por los millones de dólares que habrá en juego.

La primera cita será la Diriyah Tennis Cup, que se disputará entre el jueves y el sábado en Riyadh, Arabia Saudita. En su segunda edición, reunirá a 12 tenistas de primer nivel, entre ellos cinco top 10: el griego Stefanos Tsitsipas (4°), los rusos Daniil Medvedev (7° y ganador del certamen en 2019) y Andrey Rublev (8°), el estadounidense Taylor Fritz (9°) y el polaco Hubert Hurkacz (10°).

La lista de participantes la completan el alemán Alexander Zverev (12°), el británico Cameron Norrie (14°), el italiano Matteo Berrettini (16°), el australiano Nick Kyrgios (22°), el suizo Dominic Stricker (118°, 20 años y figura de la Next Gen) y dos campeones de Grand Slam que están volviendo tras largos parates por lesiones: el austríaco Dominic Thiem (105°) y el suizo Stan Wawrinka (149°).

El jueves comenzará el cuadro de singles, con los octavos y los cuartos de final (los cuatro mejores rankeados quedan libres en la primera ronda). El viernes se jugarán las semifinales y el domingo, la final. Lo curioso es que los ocho jugadores que queden afuera de las semis formarán cuatro parejas para disputar en los dos últimos días, un cuadro de dobles de semis y final. 

El certamen repartirá 3 millones de dólares. Para dimensionar lo importante de esa cifra, ninguno de los ATP 500 (tercera categoría en importancia en el circuito masculino) disputados este año entregó una bolsa de premios de esa magnitud.

El campeón de singles se llevará un millón de dólares, recompensa nada despreciable por ganar cuatro partidos (o tres si se trata de uno de los favoritos). Es casi la mitad de lo que cosechó Diego Schwartzman en 2022 (2.004.231), año en que jugó 24 torneos oficiales, llegó a dos finales (Buenos Aires y Río) y terminó con un récord de 31-26.

El subcampeón ganará 500 mil dólares y los que pierdan en semis, 250 mil cada uno. La dupla campeona en dobles se repartirá medio millón; la finalista, 250 mil, y las dos parejas que caigan en las semis, 150 mil.

Los tenistas no hablaron del dinero como el principal motivo de aceptar la invitación. “La mayoría opta por tomarse un periodo de descanso, pero para mí es muy importante jugar partidos antes de viajar a Australia. Así que tener buenos rivales contra los que competir es la mejor pretemporada que puedo hacer antes de 2023”, aseguró Tsitsipas.

Medvedev hizo una lectura similar: “Me gustó mucho jugar aquí en 2019. Fue un gran torneo, con grandes jugadores y yo jugué muy bien. Después hice una gran temporada, de las mejores de mi vida. Me dio mucha confianza y eso es lo que voy a intentar hacer de cara a 2023”.

Para Zverev, el torneo será el primero desde que se rompió los tres ligamentos laterales del tobillo derecho en la semifinal de Roland Garros ante Rafael Nadal, en junio. “Estoy contento de volver y es mejor poder reaparecer antes del comienzo oficial de la temporada 2023. La Diriyah Tennis Cup ofrece una muy buena oportunidad para ello”, comentó el alemán.

“Siempre me ilusiona jugar este tipo de eventos. Es muy importante que los aficionados participen. Me encanta ir a sitios donde quizá no sepan tanto de tenis y hacer que lo disfruten”, afirmó Kyrgios, quien priorizó el certamen árabe por sobre las Finales de la Copa Davis, que se jugaron la semana pasada y en las que Australia perdió ante Canadá.

Dos shows en los Emiratos Árabes Unidos

Varios de los jugadores que estarán este fin de semana en Arabia Saudita viajarán luego a Emiratos Árabes Unidos por otras dos exhibiciones, también con grandes estrellas y mucho dinero en juego.

Del viernes 16 al domingo 18, en Abu Dhabi se jugará el ya tradicional Mubadala World Tennis Championship, un torneo que celebró su primera edición en 2009 y en el que supieron ser campeones Rafael Nadal y Novak Djokovic.

La atracción principal será el español Carlos Alcaraz, número uno del mundo, acompañado por el noruego Casper Ruud (3°), Tsitsipas, Norrie, Rublev (ganador el año pasado) y el estadounidense Frances Tiafoe (19°). Se jugará un cuadro de eliminación directa, que arrancará en cuartos (los dos primeros quedarán libres en esa ronda). El campeón se llevará todo el premio: 250 mil dólares.

También habrá competencia femenina, con un partido entre la tunecina Ons Jabeur, número dos del mundo, y la británica Emma Raducanu, 75ª y campeona del US Open 2021, que pondrá en juego la misma recompensa.

El día después de la final en Abu Dhabi se inaugurará la World Tennis League, un novedoso torneo que se realizará en Dubai entre el lunes 19 y el sábado 24, en plena Nochebuena. ¿Qué tiene de diferente? Que los 18 jugadores competirán en equipos tipo franquicias, cada uno con sus escudos y colores característicos y con uno de los sponsors del evento como “dueño”. Jugarán todos contra todos en una primera fase y los dos mejores chocarán en la final.

Aunque no se divulgó oficialmente la bolsa de premios que se repartirá, fuentes cercanas al evento aseguran que será el “mas lucrativo” para los participantes. 

Djokovic y la polaca Iga Swiatek, número uno de la WTA, encabezan una lista de notables nombres que dirán presentes en el Coca Cola Arena.

“Este nuevo certamen es apasionante. Me encanta jugar en Dubai, he tenido mucho éxito allí y disfruto mucho con los aficionados. Esto es algo diferente y va a ser genial formar parte”, comentó el serbio, ex líder del ranking y ganador de 21 Grand Slams.

Nole, quinto del escalafón, integrará el equipo Falcons junto al búlgaro Grigor Dimitrov (28°), la bielorrusa Aryna Sabalenka (5ª) y la española Paula Badosa (13ª). Swiatek se pondrá la camiseta del Kites junto a los canadienses Felix Auger-Aliassime (6°) y Eugenie Bouchard (ex número 5, hoy 330ª), el danés Holger Rune (11°) y la india Sania Mirza (24ª).

Kyrgios, la francesa Caroline Garcia (4ª), la canadiense Bianca Andreescu (45ª), el italiano Andreas Seppi, que colgó la raqueta hace unos meses, y el indio Rohan Bopanna (19° del mundo en dobles) integrará el equipo Eagles. Mientras que Zverev, Thiem, la estonia Anett Kontaveit (17ª) y la kazaja Elena Rybakina (22ª) formarán el Hawks.

El evento ofrecerá una mezcla de deporte y espectáculo, en el que cada jornada cerrará con un concierto diferente. 

“Lo que más me gusta es cuando el tenis conecta con la gente y cuando es un verdadero entretenimiento. Cuando se combina con un gran espectáculo y música, es aún mejor. Por eso estoy emocionada por jugar la World League”, aseguró Swiatek.

Grandes estrellas, escenarios espectaculares y millones de dólares en premios, para un diciembre de acción en los países árabes, que no dejará descansar al tenis profesional. Ya habrá tiempo para quejarse por el largo calendario…